Follow by Email

Thursday, July 28, 2011

XXXIII. Los Dedos de Conejo XIII

Donde se discute si por hacerle la barba a Conejo XIII los tun son de 18 winais.
Cerro Tlaloc - 1654

Xochitl había llenado el pizarrón con los glifos.

--Os repito, señores, un kin es un día.  Veinte kins son un winai.  Un tun son 18 winais.  Un k’atun son 20 tuns.  Y un b’ak’tun son 20 k’atuns.  No hay de otra.  Se lo van a tener que memorizar. 

Lorenzo alzó la mano.

--¿Por qué todo se cuenta con veintes pero no el winai?

--Excelente pregunta, alteza.  La realidad es que no lo sabemos. 

--A menos que le creamos a Huitzilihuitl, el matemático real de Xaltocan –apuntó  Xiucoatl.

Xochitl suspiro.  –En efecto, Xiucoatl, el sabio Huitzilihuitl, allá por el siglo X de la era cristiana, escribió un texto que fue considerado casi herético y el matemático sufrió las consecuencias.

--¿Herético? –pregunto con escepticismo Xipilli.  Su pie estaba enyesado.

--Verán, señores, Huitzilihuitl era un experto numerologo, obsesionado por el orden y diseño que se observaba en las secuencias y series y si estas convergían o no.  El que los tun fueran de 18 winais lo ofendía.  Argumentaba que si iba a haber tal discrepancia entonces por qué no usar otras bases.  Incluso creemos que sugirió los números base 10 por la facilidad que implica en solo correr un punto decimal.

--Tal vez nos hubiera facilitado mucho las cosas –apuntó Nopaltzin.

--Tal vez, pero acordaos que todo desarrollo parte de axiomas.  Si los axiomas iniciales indicaban la base 20 excepto para el tun, entonces todo desarrollo posterior se vendría abajo.  Los antiguos, recordad también, eran muy conservadores.  Toda su civilización dependía de los números.  Incluso los consideraban sagrados.  No era posible pedir que cambiaran sus axiomas de la noche a la mañana nada mas porque Huitzilihuitl quería uniformidad.

--¡Con razón fue considerado un hereje! –exclamo Xipilli.

--Desafortunadamente solo conocemos de Huitzilihui a través de referencias –explico Xochitl--.  Verán, Huitzilihuitl también era muy dado a seguir la genealogía de los reyes.  Y según Huitzilihuitl el rey Conejo XIII, señor de Tollan, había perdido dos dedos en una batalla.  Huitzilihuitl argumentaba que en un afán de hacerle lisonja los cortesanos habían cambiado la numerología para que los tuns solo tuvieran 18 winais.

--¿Es cierto eso? –pregunto Lorenzo.

--No sabemos, alteza –Xochitl sonrió--.  No sería la primera vez que un rey permite que la lisonja le llene la cabeza de humo, ¿verdad?

--¿Oyó alteza? –dijo con sorna Nopaltzin.

--La verdad es que Huitzilihuitl vivió veinte siglos después de Conejo XIII.  Y tenemos pocos desarrollos previos a este rey.  Y si, hay varios textos en que los tun si son de veinte winais.  Asi que puede haber algo de cierto en lo que Huitzilihuitl afirmaba.

--¿Y por eso lo mataron? –pregunto asombrado Nopaltzin.

--Lo exiliaron a las tierras de los chichimecas.   El caso es que creemos que el sabio sobrevivió y viajo hasta tierras muy al norte donde encontró gente civilizada que le dio cobijo y ahí les dejo sus enseñanzas.  El caso es que Anahuac lo perdió.

--Eso no estuvo bien –dijo quedamente Lorenzo.

--En efecto, pero el caso es que su propuesta nos causa problemas e incertidumbres a su vez.  Posterior a Conejo XIII los textos son uniformes.  Los tun siempre son de 18 winais.  Previamente tenemos problemas de interpretación.  Tenemos que correlacionar las fechas con eventos conocidos.

--¿Qué eventos?

--Eclipses solares y lunares cuyas fechas podemos establecer con certidumbre y así correlacionar cuando una fecha es de 18 winais y cuando no.  Bien, ahora les daré un ejercicio de conversión de fecha.

Hubo algunas protestas calladas.  La muchachada prefería oir –y ver—embelesados a Xochitl dar su cátedra.

--Se las pondré facilita muchachos.  Estos son los glifos que copie de una estela a de los Tuxtlas en mi viaje al Coatzacoalcos –explico Xochitl--.  La fecha es el 7.16.6.16.8 de la cuenta larga.  Decidme cuantos días son estos a partir del 11 de agosto del 3114 antes de Cristo.

--¿Maestra, usamos 18 winais por tun?

--Si.  Y también usad números arábigos.

Los muchachos sacaron sus ábacos, invención que había venido con el nao de China y que la Hermandad había adoptado con gusto.

Después de varios minutos Xochitl alzo la mano.

--A ver, alteza, ¿Cuánto es el 7?

--Es 7 por 144,000 o 1,008,000 días, maestra.

--Nopaltzin, ¿cuánto es el primer 16?

--Tomo 16 y los multiplico por 7,200 y me da 115,200, maestra.

--Xipilli, dadme el seis.

--Es seis por 360 maestra, usando la regla de 18.

--Tlacelel, decidme el segundo 16.

--Ese lo multiplico por 20.  Son 320 días, maestra.

--¿Xiucoatl?

--Es fácil, ni necesito Abaco, maestra.  El 18 son kin o días.  Se eleva el 20 a la potencia cero, es decir el multiplicador es uno.  Y 18 por uno  equivalen, justamente, a 18.

--Exacto.  La suma total nos da 1,125,698 días desde el 11 de agosto del 3114 antes de Cristo.  Esto corresponde al primero de septiembre del año 32 antes de Cristo, en el calendario gregoriano y 3 de septiembre del 31 antes de Cristo en el calendario juliano.

--Bueno, y a todo esto, ¿Qué se lee en la estela? –preguntó Lorenzo.

--El rey, Jaguar XIV, anunciaba el fin de una guerra con los Xiu, unos reyes de Yucatán.  Y anunciaba su casamiento con dos princesas reales pertenecientes a esa familia.

Xipilli se admiro: --¿Dos a la vez?

--Señores, los antiguos reyes tenían varias esposas además de concubinas.  No los juzguen desde la óptica del cristianismo que nos impusieron los españoles.

--¿O sea, maestra, que su alteza aquí podría tener varias esposas y concubinas a la vez? –preguntó con malicia Nopaltzin.

--Ahí están tus dos hermanillas, Nopaltzin – se carcajeo Tlacaelel.  Esto causo que Nopaltzin le aventara una sandalia.

--¡Señores!  ¡Por favor! –insistio Xochitl--.  Se supone que son futuros caballeros águila.  Se espera de ustedes seriedad. 

--¿Pero pos podría o no tener varias esposas su alteza? –insistio Xiucoatl--.  Digo, esta su alteza tan flaco que no se si las aguante.

Lorenzo se volteo a ver fijamente a Xiucoatl y se hizo un silencio.

Xochitl decidió cortar por lo sano.  –Señores, la clase ha terminado.  Copiad la fecha que os escribí en el pizarrón y como tarea interpretad su equivalente tanto en el calendario juliano y el gregoriano.  ¡Y usad 18 winai por tun!

No comments:

Post a Comment