Follow by Email

Sunday, August 21, 2011

X. Walter y Jacobo

Donde se discute si la cochinilla sirve para teñir textiles o para oscurecer las canas…

Primavera de 1671
  
Extractos de unas cartas de Ehrenfried Walter Von Tschirnhaus, matemático al servicio del rey de Francia, a Jacobo Bernoulli, profesor de matemáticas en la Universidad de Basilea.

“…respecto al Lema, no tengo objeción alguna a vuestro desarrollo.  Si prefería si vuestra solución fuera general, no solamente para n > 0…respecto a vuestra pregunta #3, si, ortogonal…#6 – interesante, deja lo analizo…#17, se tiene que probar convergencia previamente, ¿verdad?...finalmente, os incluyo un desarrollo extraordinario que acaba de caer a mis manos…se trata de una prueba de convergencia a una serie bastante oscura pero que creo tiene gran potencial…hay pequeños errores, menores creo, que no detractan de la validez de la prueba…lo extraordinario, sin embargo es el autor, o, mas bien, la autora…no se por que caminos me llego esta prueba a mis manos pero un colega me lo puso en mis manos y me exhorto con mucho fervor a estudiarlo…según se indica la autora es una tal Sor Juana, aparentemente una monja jerónima de la Nueva España…”

De Bernoulli a Von Tschirnhaus

“…a no dudar, creo que podríamos entrarle al toro por inducción…#3 si es ortogonal todo se viene abajo, recapacitad…#6 – si, para enteros solamente…respecto a la prueba que me adjuntasteis…¿bromeáis acaso?...no me refiero a la prueba…la lógica es impecable y, ¡válgame Dios!, en cuanto tenga oportunidad me avocare a aplicar esta serie, que ya esta obviamente validada, como parte de otro desarrollo que deje incompleto hace varios anos, creo que es exactamente la herramienta que necesitaba…no, querido Walter, lo que me asombra es lo que me indicáis que se trata de una monja perdida en la Nueva España…si me dijerais que os lo había mandado una sacerdotisa de Kali desde Delhi mi asombro hubiera sido menos…los dominios del rey de España no se caracterizan por estimular el desarrollo intelectual que digamos…si en verdad es una monja la autora y esta no es una broma (sospecho de Leibniz allá en Hanover) no puedo concebir que una rata de convento se interese en estos menesteres, sobre todo en una tierra donde los naturales andan desnudos y portan plumas…

De Von Tschirnhaus a Bernoulli

“… ¿Cómo os atrevéis a dudar que son ortogonales?  ¡Me insultáis caballero!...”

De Bernoulli a Von Tschirnhaus

“…tranquilo, hermano, entre gitanos no se vale decirse la suerte, ¿verdad?...no puedo sino dudar…adjunto mi desarrollo donde demuestro la falacia en que incurrís si asumís que estas funciones son ortogonales…”

De Von Tschirnhaus a Bernoulli

“…os pido perdón, tenéis toda la razón, he visto mi catedral venirse abajo a raíz de la duda que introdujisteis...¡tantos desvelos para ver mi construcción acabar en polvo!...os advierto que el #6 causa una falacia en los nones, adjunto la prueba de lo que afirmo….tuve la oportunidad de preguntarle a Leibniz si es el autor de la broma…me juro sobre la tumba de su madre que no y devoro la prueba que le mande…además, anda todo entusiasmado con establecer su notación…yo pienso que es bastante útil, una herramienta excelente…decidme, Jacobo, si esta Hypatia existe y se encuentra ofreciendo corazones en un templo pagano, ¿Cómo podríamos contactarla y establecer correspondencia?...”

De Bernoulli a Von Tschirnhaus

“… ¿Quisisteis vengaros verdad Walter?  En verdad que os ha de haber dolido la caída de vuestra catedral… ¿Cuántas noches estuvisteis buscando una falla en #6?  ¿Qué os puedo decir acerca de los nones?  Muertos son, sea.  Habéis clavadome una estaca en el corazón.  Sin embargo, no habéis todavía probado la invalidez de los pares en el desarrollo.  A menos que hayan enteros que no sean pares o nones creo que no habéis destruido todo mi desarrollo….bien, estocada por estocada, hermano, y estamos a mano… ¿Leibniz sigue sufriendo de gota?  Yo creo que abusa mucho de la cerveza y de las salchichas, como buen alemán. Si, he observado su simbología.  Creo que la ha de haber desarrollado en momentos de sobriedad pues si es en verdad útil.  Si creéis que no fue el y que esta Hypatia en verdad existe os diré que hay aquí en Basilea sucursales de las grandes casas comerciales de Genova y Marsella.  Inquirí en ellas acerca de la correspondencia con la Nueva España.  Aparentemente la Inquisición vigila esta con mucho cuidado, tanto por razones religiosas como políticas.  Os imagináis que si nuestra Hypatia recibiera correspondencia mía, siendo que vivo entre calvinistas protestantes, probablemente los curas la quemarían a ella de inmediato.  Y si vos le mandáis correspondencia en tal caso el virrey le aplicaría el garrote pues bien sabéis que el rey de Francia y el de España siempre se andan haciendo la guerra.  Pero hay maneras de establecer contacto, me aseguraron los Fuggers, de manera discreta.  Por supuesto, cuesta.  Despreocupáis, hermano, contactar a esta Hypatia es algo que amerita que disponga de los dineros de la hermandad.  La respuesta la tendremos tal vez de aquí a un año, si es que hay respuesta.  Le he mandado una carta, exponiéndole nuestra admiración y comentando su prueba…”

De Von Tschirnhaus a Bernoulli

Siento volver a haceros sangrar, hermano, pero, decidme, es Pi par o non?  De ahí entonces que si hay números que no son ni lo uno ni lo otro o que por lo menos no sabemos que son en realidad.  ¿Cuál pleito tenéis con la cerveza y la salchicha, hermano?  Os olvidáis que también soy teutón.  Tenéis razón, sin embargo, en que es mejor que vuecencia lleve a cabo el contacto con la Hypatia de Indias a través de los medios que crea conveniente.  La iglesia asesino, según recuerdo, a la Hypatia original allá en Alejandría.  No le demos pretexto para tocar a nuestra Hypatia de Indias.

Primavera de 1672

Nota que le fue entregada a Sor Juana Inés de la Cruz, monja jerónima.

Madre:

Tengo en mi posesión una copia de un libro sobre Santa Teresa de Ávila.  Creo imperativo que usted lo compre.  Se lo daré al costo.  Tan solo pido diez duros por él para cubrir los gastos de transporte.

Atte.

Jacobo Ramírez
Librería la Nueva Hierosolima
(Calle de la Moneda)

--¿Santa Teresa de Ávila? –se pregunto extrañada Sor Juana--.  ¿Para qué diantres quiero un libro sobre esa infeliz loca?

Pero conociendo a Jacobo, Sor Juana no dudo en mandarle los diez duros.  Pronto regreso al convento su criado Lorenzo cargando un paquete.  En la intimidad de su claustro Sor Juana lo abrió.  Era una edición en rustica, barata, de las que se imprimían en Roma para que la plebe conociera la vida de los santos y tal vez así no se emborrachara tanto.  Por un momento Sor Juana pensó que era una broma.  Al abrir el libro comprobó que le habían escarbado un compartimento y dentro de este estaba un manuscrito cuidadosamente doblado.  Sor Juana se cercioro que su claustro estuviera cerrado con llave.  Abrió cuidadosamente el manuscrito y leyó.

A nuestra hermana, Juana, la que bautizamos como Hypatia, en la Nueva España:

Vos no me conocéis.  Mi nombre es Jacobo Bernoulli.  Tengo el honor de ser el gran maestre de los Iluminados…

Invierno de 1672

De Bernoulli a Von Tschirnhaus

Os saludo hermano con nuevas extraordinarias.  Me acaba de caer un cargamento de algo que llaman cochinilla desde la Nueva España.  Aparentemente es una especie de tintura.  No se especifica si su uso es para teñir los textiles o para cambiar el color del cabello.  Creo que si tapo mis pocas canas (mi calvicie hace estragos) con esta cochinilla me vería francamente ridículo.  Afortunadamente inquirí entre los que conocen de estos menesteres y no lo use en el cabello pues los resultados hubieran sido patéticos.  El cargamento incluía la contestación de nuestra Hypatia indiana.  Por los detalles que recibí me asombre que no se trata de una anciana arrugada sino de una jovencita de 20 años de edad que no se por qué diablos es ahora monja jerónima y Apolo la ha bendecido con tal intelecto.  Creo que esto demuestra, Q.E.D., mi teoría de que los matemáticos no valen un bledo pasados los 25 anos.  Tanto tu y yo somos ya viejos caducos, cronológica y matemáticamente.  Deberíamos jubilarnos y dedicarnos a algo mas apropiado a nuestras habilidades, que se yo, la astrología o a buscar la piedra filosofal.  Es cuestión de encontrar un mecenas de gran bolsa y poco seso que nos mantenga mientras hacemos nuestras “investigaciones”.  El caso es que nuestra Hypatia no solo me mando tinte para el cabello sino que también me incluyo varios desarrollos mas, específicamente sobre la espiral mirabilus o Nautilus los cuales me han tenido despierto por varios días embelecado y entusiasmado como no lo había estado desde hace muchos anos.  Os adjunto copias.  En respuesta le mande los textos de Leibniz donde explica su simbología y algunos de mis errores puestos en papel.  Aparentemente Hypatia ha estado batallando, independientemente de nosotros aquí en Europa, con el viejo problema del límite de las velocidades cuando el intervalo de tiempo se aproxima a cero.  Ella llama a estos suspiros y nuestro borrachín amigo Leibniz los llama infinitésimos.  Finalmente, creo que el secreto de la cerveza es en el agua.  Me acaban de traer un barril de cerveza desde Bohemia, donde me aseguran que el agua es tan dulce como la que bebió nuestro padre Adán en el paraíso.  Y en efecto, probé el líquido y se trata en verdad de un manjar divino.  Creo entender el gusto de ustedes los teutones por esta bebida.

Tu hermano,

Jacobo

No comments:

Post a Comment